EN JUEGO | PLAYING NOW

[ENTREVISTA] Luciana Mendoza: “En este Panamericano vamos a buscar marcar un antes y un después en el handball femenino”

A horas del comienzo del Panamericano Adulto Femenino, que se llevará a cabo en Ballester del 18 al 25 de junio, Luciana Mendoza marca la importancia de tener el máximo torneo continental en casa. Argentina debutará mañana ante Guatemala, a las 17:15hs y con transmisión de TyC Sports.

En la cabeza de Luciana Mendoza, la lateral zurda que desde hace un poco menos de 10 años viste la camiseta de la Selección, el Panamericano de Buenos Aires no solo será el primer paso de un nuevo ciclo olímpico que tiene como máximo objetivo llegar a unos Juegos por segunda vez consecutiva. Desde lo deportivo, la clasificación al Mundial de Alemania y el sueño de consagrarse de local son objetivos claros tanto para la jugadora como para todo el plantel, pero para Mendoza el hecho de tener un torneo de este tipo en casa significará un cambio radical para todo el handball femenino nacional que en los últimos años tuvo un importante crecimiento pero que ahora deberá confirmar.

“Cuando nos enteramos que el Panamericano se iba a hacer acá le dio un plus extra, todas en general sentimos una motivación extra. No es algo que lo viva como una presión desde lo estrictamente deportivo, hay algo más que eso, es la responsabilidad de ser parte de un torneo que puede significar un cambio. Eso es lo que está bueno de tener un torneo así de local, que el handball femenino empiece a llamar la atención. Siempre estamos acostumbrados a que eso lo genere solo el masculino, justificado obviamente por sus logros, pero ahora queremos que sea nuestro momento, que todo el mundo disfrute de nosotras, y no solo de nuestros partidos, de todos. En este Panamericano vamos a buscar marcar un antes y un después”.

Los Juegos Panamericanos de Toronto y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro fueron una parte importante para La Garra en un primer acercamiento con el público, feeling que para Mendoza tuvo su anticipo a principio de año con los amistosos ante Uruguay en el CeNARD y que ahora esperan confirmarlo en el Panamericano: “Me acuerdo que con las chicas (por Marisol Carratú y Rosario Urban) vimos los partidos desde España, era televisado y pensábamos que no iba a ir nadie. Pero cuando vimos que estaba lleno no lo podíamos creer, nos puso re contentas. Ojalá que estos días en Ballester se pueda dar lo mismo, que sea un lindo espectáculo para toda la gente”.

Buenos Aires 2017 no será la primera experiencia de Luciana Mendoza jugando en casa, será la cuarta vez tras el Panamericano Junior 2008 y 2010, en los cuáles Argentina se consagró campeón en el CeNARD, y el subcampeonato en el Sudamericano de Mar del Plata 2013. Para ella, este tendrá varios condimentos distintos: “El primero lo recuerdo muy esperado, era más chica, todo era muy nuevo, en ese momento era la ilusión de ser Juvenil y estar jugando con la Junior, lo vivía con más presión. Ahora lo disfruto mucho más y tengo ganas de eso. Pero hablando en mayores, me toca un rol distinto, estoy tratando de jugar más con la cabeza y menos apasionada. Ahora hay otras chicas en mi lugar, me toca el de la experiencia, el de transmitir confianza y tranquilidad, seguridad en esos momentos de locura que todo equipo puede pasar.”

Para la jugadora de 27 años, que viene de consagrarse en España con el Atlético Guardés, la llegada de varias chicas Juniors será de vital importancia a futuro. “Veo muy positivo el cambio, me encontré con muy buena energía, las que vinieron se adaptaron muy bien. Este Panamericano será una prueba, obvio que las dos giras te hacen curtir un poco pero esto será distinto. Más allá del juego, es importante que vienen con otra sensación, sobre todo para cuando a nosotras las más grandes se nos vienen recuerdos no tan agradables, como por ejemplo el partido contra Cuba en Toronto, ellas vienen sin esa historia atrás y es muy importante”.

Historia de los Juegos Panamericanos que le dejó una gran enseñanza a Mendoza a la hora de responder en donde está enfocada su cabeza, si en el debut, si en un partido bisagra que puede ser el de Uruguay en la última fecha del Grupo B o una hipotética final ante Brasil. “En Toronto pensábamos que el partido era contra Cuba, si le ganábamos a ellas íbamos a Río, y después eso no pasó. Todas en general aprendimos que no podes pensar así, encarar este torneo pensando solo en la final contra Brasil sería un error, todos los partidos hay que aprovecharlos. Siempre hay que respetar a los rivales, y más que acá en América somos muy aguerridos y no nos importa quién tenemos adelante”, asegura Mendoza que igualmente no le escapa a la rivalidad con las brasileras. “Siempre con Brasil tiene algo distinto, no se si la palabra es revancha, es un sabor distinto, te genera otras cosas, es como volver a repetir emociones”.

Sensaciones que comenzará a revivir a partir de mañana a las 17:15 cuando Argentina debute ante Guatemala. “El tema de la Selección es la base del handball para mi, yo como jugadora puedo ir y jugar en España, pero cuando jugamos con la celeste y blanca es otra cosa para cada una de nosotras. No importa de donde venimos, si alguna se fue, otra está acá, la esencia es la misma”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*